Cambiarle el nombre al PRI, para salvarlo de la derrota en 2018

Miércoles, 17 de Mayo de 2017
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
A- A A+

México (Agencias).- Comienzan a generarse tensiones de cara a la Asamblea Nacional del PRI en el mes de agosto. La primera fricción es justamente por la marca partidaria. Diputados allegados a Los Pinos han comenzado a deslizar que en la Asamblea se propondrá un cambio de nombre del partido ya que el concepto “Revolucionario Institucional” ha quedado añejo y forma parte de un mundo y un país que ya no existe.

Esta idea va en sintonía con los mensajes de Enrique Ochoa de refundar al PRI. El plan de cambio de nombre lo comenta a quien quiera escucharlo Martha González Calderón diputada del Edomex y lugarteniente de César Camacho en asuntos sensibles de San Lázaro.

Obviamente, más allá del discurso partidario, el plan de reconvertir la marca PRI está gestionado desde Los Pinos y tendría un rol importante el publicista presidencial Alejandro Quintero, quien cree que el Partido debe llegar con otra tónica y otro mensaje a la elección del 2018. Acciones que sacan a la luz lo que Enrique Peña Nieto desliza en privado: que el PRI va a ser competitivo en la elección y que AMLO no será presidente.

El “refresh” de la imagen del tricolor está generando malestar en los otros grupos del partido, como por ejemplo el de Manlio Fabio Beltrones, donde plantean dudas muy concretas sobre esa estrategia y que vaya a tener resultado.

Según pudo saber en reuniones privadas el ex dirigente nacional asegura que lo que en verdad se requiere es una reforma integral del sistema más que de cambios cosméticos.

Beltrones aboga por una reforma política que reglamente los gobiernos de coalición, una manera de darle más consenso y apoyos a presidentes que ya arrancan con poco apoyo. “No podemos permitirnos tener presidentes con niveles de legitimidad que a veces ni alcanzan el 30% o elecciones polémicas como la de 2006”, señaló en su última aparición pública.

De no conseguirse, entonces el “Plan B” de Beltrones sería aceptar la segunda vuelta electoral, como sucede en otras latitudes de la región.

En paralelo crece la idea de que si el PRI pierde Edomex Ochoa no podrá retener el liderazgo del Partido y la Asamblea será diferida y con ella la idea del cambio de cara. Por eso, el líder tendrá una reunión clave mañana martes con los abanderados en Edomex, Coahuila y Nayarit. El presidente reduce su agenda y se aleja de los estruendos de las campañas.

Encuentra mas notas relacionadas a estas Etiquetas: , ,

Responde

Newsletter

Suscríbase a nuestro Newsletter y reciba en su correo las noticias del vespertino #1 de Cd. Victoria.

fotografia PANORAMICO MATA

Sondeo

Sorry, there are no polls available at the moment.

Buscador