Johannesburgo. El ex presidente sudafricano Nelson Mandela sigue en condición crítica en el hospital después de haber ingresado hace más de dos semanas con una infección pulmonar, dijo el martes el gobierno de ese país.

Un comunicado de la oficina del presidente Jacob Zuma indicó que los médicos estaban haciendo todo lo posible para asegurar la “recuperación, bienestar y confort” del líder contra la segregación racial de 94 años, quien se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica en las elecciones multirraciales de 1994.

Madiba, como es conocido cariñosamente, es admirado por la mayoría de los 53 millones de habitantes de Sudáfrica como el arquitecto de una transición a una democracia multirracial después de tres siglos de dominación blanca.

Sin embargo, su última hospitalización -la cuarta en seis meses- ha reforzado las expectativas de que el padre del país del post apartheid no vivirá para siempre.

El deterioro de la salud de Mandela este fin de semana a un estado “crítico” desde una condición “grave pero estable” provocó un cambio perceptible de ánimo en el país, que pasó de las plegarias por su recuperación a preparativos para una despedida afectuosa.