México (Agencias).- La reforma hacendaria limita los incentivos fiscales para quienes realizan ahorro para el retiro; sin embargo, el mejor motivo para hacerlo es tener una mejor pensión. Realizar un ahorro complementario es y seguirá siendo la única forma de alcanzar un ingreso suficiente para vivir durante el retiro laboral, coincidieron especialistas.

«La reforma pone un tope al monto de las deducciones que un trabajador puede hacer, lo que limita los incentivos fiscales; sin embargo, el ahorro de largo plazo sigue siendo la forma de tener una mejor pensión», dijo Pedro Ordorica, expresidente de la Consar en su participación durante el Foro Internacional de Pensiones.

Actualmente, un trabajador que cotiza al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aporta a su cuenta individual en la Afore 6.5% de su Salario Base de Cotización. De ese 6.5%, su patrón participa con el 5.15%, la persona aporta 1.125% y el Gobierno Federal con 0.225%.

«Con esos niveles de aportación, la tasa de reemplazo (porcentaje que representa la pensión respecto de su último salario) será muy bajo», advirtió Ordorica.

Con la aportación obligatoria de 6.5%, una persona se pensionará con 48% de su último salario, según cifras de la Asociación Mexicana de Afores, cuando se requiere entre 80% y 85% para vivir dignamente, de ahí la importancia de realizar un ahorro complementario.