Antes de firmar un contrato de arrendamiento (renta de un inmueble), revise meticulosamente las cláusulas y obligaciones de cada una de las partes.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor, al llegar a un acuerdo sobre las condiciones de renta, ambas partes tienen compromisos para que la convivencia sea saludable.

El arrendador deberá realizar las reparaciones que necesite el inmueble, mantener en buen estado las conexiones eléctricas, de plomería y chapas de las puertas y conservar limpias las áreas que son comunes y hacer caso a las sugerencias del inquilino sobre el mantenimiento que requiera el inmueble.

Quien renta también tiene obligaciones como pagar a tiempo la renta, avisar al propietario sobre el mantenimiento que requiera el inmueble, comentar con el propietario si piensa realizar algún tipo de mantenimiento, por ejemplo, pintar el interior del inmueble, cambiar la chapa de las puertas y comunicar con anticipación al arrendatario si desea dejar o cambiarse de inmueble.

Antes de firmar un contrato se recomienda revisar a detalle las condiciones físicas del inmueble por si llegara a surgir algún desperfecto de mantenimiento que debiera ser arreglado.