Así como condicionar la celebración de un contrato para un crédito mediante la autorización para intercambiar información, consultar el historial crediticio o para que puedan enviarte publicidad de otras empresas que le pertenezcan al banco.

La Comisión refiere además que una cláusula ilegal radica en hacer cobros múltiples de comisiones por un mismo concepto, como gastos de cobranza y comisión por pago tardío, entre otros, ya que incumple las normas del Banco de México (Banxico).

En el caso de las tarjetas de crédito, una cláusula ilegal es la «Obligación solidaria de los tarjeta habientes adicionales», en la que tanto el cliente que solicitó directamente el plástico, como los usuarios adicionales son responsables del pago de la deuda.

En cuanto a los créditos de nómina, señala que es ilegal dejar que los gastos por honorarios, por cobranza judicial o por daños y perjuicios, en caso de que exista algún proceso judicial, corran por cuenta del contratante sin esperar a que un juez lo determine.

La Condusef recuerda que los usuarios de servicios financieros pueden comunicarse al teléfono 01800-999-8080 para recibir orientación en caso de que sus contratos presenten cláusulas ilegales, así como entrar a su página de Internet para conocer más sobre este tema.