Cuidar su información personal y financiera es la mejor arma contra el robo de identidad. No se convierta en una víctima más.

Sin darse cuenta, todos los días realiza actividades financieras: consultar el saldo de su plástico en algún cajero automático o por Internet, comprar boletos para el cine o un concierto por teléfono, pagar la cuenta en un restaurante con tarjeta, entre muchas otras actividades, que al realizarlas revelan parte de su información, como los números de sus tarjetas de débito o crédito, su nombre, domicilio, teléfono, etcétera; y aunque no lo parezca, cada uno de estos datos son una mina de oro para un ladrón de identidad, pues éste los aprovecha para cometer algún fraude en su nombre sin que lo note.

Lamentablemente, existe una gran variedad de métodos que emplean los ladrones para acceder a su información, desde los más simples, como el robo de su cartera, hasta los más sofisticados, que utilizan tecnología de punta para traspasar las medidas de seguridad de sus cuentas bancarias.

Cargue solamente lo indispensable en su bolsa, revíselo todos los días y saque aquello que no le haga falta. Evite traer más de una tarjeta. Si sabe que ese día no realizará ningún pago con el plástico, mejor guárdela en casa, en un lugar seguro.