Ciudad de México (Agencias).- La visita a México del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y del primer ministro de Canadá, Stephen Harper, es para ponerse de acuerdo sobre cómo se van a repartir las riquezas del país, aseguró el vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en el Estado de México, César Hernández.

«Estos presidentes representan a las grandes empresas transnacionales que en el país están explotando los recursos naturales, y su presencia obedece a la reforma energética que se acaba de aprobar y que seguramente es el inicio para ponerse de acuerdo en cómo se van a repartir las riquezas petroleras de nuestro país,» dijo el representante de la CNTE.

En entrevista César Hernández reiteró que este miércoles habrá manifestaciones pacíficas en las entidades donde Estados Unidos tiene representaciones diplomáticas, y principalmente en Toluca, sede de la Cumbre de Líderes de América del Norte.

Señaló que las protestas comenzarán a las 10:00 de la mañana y no contemplan bloqueos carreteros.

«Por lo menos en el Estado de México el acuerdo es que nuestras manifestaciones son pacíficas. Evidentemente quien está bloqueando las arterias, el tránsito en la ciudad de Toluca es la Policía Federal y la Policía Estatal, apoyados por las fuerzas federales», indicó.

Tema energético no está resuelto

Por su parte el PRD advirtió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, que la apertura del sector energético a la inversión privada aún no es un tema resuelto.

«Deben tener claro que este tema no está resuelto, que es un capítulo abierto y el pueblo de México tendrá la última palabra en las elecciones federales de 2015», señaló la cúpula del PRD en una declaración política con motivo de la visita de ambos mandatarios a México.

El dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano; el coordinador de los senadores, Miguel Barbosa, y el de los diputados federales, Silvano Aureoles, señalaron que la reforma energética aprobada «no contó con el voto de los legisladores del PRD, trastoca los fundamentos esenciales de nuestra convivencia republicana y pone en riesgo nuestra soberanía nacional».