México (Agencias).- El presidente del Senado, el panista Ernesto Cordero, puso a disposición del gobierno de Enrique Peña Nieto los votos de los legisladores de su bancada para aprobar la reforma energética, que busca la apertura total de Petróleos Mexicanos (Pemex) al capital privado.

Un día después de que retomó el control económico y político del grupo parlamentario del PAN, en conferencia de prensa Cordero Arroyo señaló: Le quiero mandar desde aquí un mensaje al presidente Enrique Peña Nieto: que no se desanime, que puede modificar la Constitución y hacer una reforma energética de a de veras.

De inmediato, el coordinador de los senadores del PRD, Luis Miguel Barbosa, sostuvo que la pretensión de reformar el artículo 27 constitucional para compartir la renta petrolera con trasnacionales es un asunto de la nación, no de mayorías en el Congreso. No es un asunto por el que se guiñan el ojo adversarios políticos.

Barbosa anunció que los senadores del PRD encabezarán un movimiento nacional para impedir la privatización de Pemex.

En tanto, Cordero insistió en que Peña Nieto contará con el respaldo de los legisladores del blanquiazul para aprobar la reforma constitucional en materia energética. Los senadores del PAN queremos modernizar el sector (y) vamos a ir a fondo; presentaremos nuestra iniciativa, que estoy seguro atenderá a las necesidades económicas del país y será muy responsable.

Se trata, agregó, de la reforma que necesita el país, basada en las mejores experiencias internacionales de la participación privada en el sector energético, en hacer a Pemex mucho más eficiente de lo que es en este momento.