México (Agencias).- El repunte del desempleo en México ha impactado en el ahorro para el retiro de los mexicanos, ya que al quedarse sin trabajo se ven obligados a solicitar parte del dinero que tienen en las Afores.

El monto de las peticiones durante julio sumó 836.5 millones de pesos, cifra que representa un incremento de 49.1% anual en términos reales, indican datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Sin embargo, para hacer uso de este beneficio el artículo 191 de la ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señala que la cuenta individual de la Afore del trabajador debe tener al menos tres años de haber sido abierta y un mínimo de 12 bimestres de cotización al IMSS acreditados en dicha cuenta.

El artículo 191 refiere que los trabajadores que lleven más de 46 días dados de baja del instituto pueden solicitar a su Afore la ayuda por concepto de desempleo; sin embargo, la salida de estos recursos afecta las semanas de cotización a través de la subcuenta de Retiro Cesantía en edad avanzada y Vejez (RCV).

Aún así los trabajadores pueden recuperar sus semanas cotizadas realizando aportaciones adicionales a la subcuenta de RCV, pero de no hacerlo ese retiro afecta el monto de su pensión al final de la vida laboral.