México (Agencias).- Las prácticas de maltrato y/o amenaza de despachos de cobranza contra deudores de continúan pese a la existencia de un código de ética.

A mayo de este año, las acciones de atención por la actuación de estas firmas sumaban 9,212; es decir, 26% del total que se presentó al cierre de 2012, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financiero (Condusef).

Durante el año pasado, el organismo regulador y supervisor recibió 35,675 acciones de atención en contra de despachos de cobranza bajo el concepto de «gestión de cobranza y ofensa».

De dichas acciones, 75% de los motivos de queja por parte de los usuarios correspondieron a que no eran el cliente deudor; 18% a que los agentes de cobranza realizaron la gestión con maltrato y 7% se debió a que el crédito ya había sido pagado.

Ello, a pesar del código cuyo propósito es establecer el respeto mutuo a la dignidad entre deudores, acreedores y sus representantes.