Madrid.- El propietario de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo, fue detenido anoche en el aeropuerto Son Sant Joan de la isla de Palma de Mallorca, tras ser identificado por agentes de la Policía Nacional española en el control de pasajeros. La detención se produjo después de que se giró una alerta por la Oficina Central Nacional en España de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), que a su vez había recibido la petición de las autoridades mexicanas tras emitirse una orden de búsqueda y captura en su contra.

Además un juez federal giró este martes una orden de aprehensión en contra de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), por presuntos actos de corrupción relacionados con la constructora Odebrecht, de acuerdo con fuentes de la Fiscalía General de la República (FGR).

La noticia se da después de que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) bloqueó las cuentas de Lozoya; de su hermana, Susana Gilda; así como del dueño de Altos Hornos de México.

“Se le congelan las cuentas a Emilio Lozoya (y) como está relacionada AHMSA también se congeló (sus cuentas bancarias)”, confirmó Santiago Nieto, titular de la UIF.

En tanto, en España la Policía Nacional detuvo a Ancira Elizondo tras ser identificado en el aeropuerto, luego de arribar en un vuelo privado presumiblemente procedente de México –aunque esto no lo pudieron confirmar– y tener sobre la mesa la orden girada por la Interpol.

La detención se produjo alrededor de las nueve de la noche y tras permanecer unas horas en el aeropuerto fue trasladado a una comisaría. Mas tarde fue ingresado a prisión provisional.

Se prevé que en los próximos días, una vez que sea puesto a disposición de la justicia y tenga garantizado su derecho a un abogado, Ancira sea trasladado a Madrid con la finalidad de que el órgano judicial competente en estos casos, la Audiencia Nacional, decida sobre su extradición o entrega a México.

Aunque hay varios pasos previos, entre ellos, la petición de extradición de parte de las autoridades mexicanas, que deberán realizar por conducto de su representación legal en España, en este caso la agregaduría de la Fiscalía General de la República (FGR), dependencia que sustituyó a la Procuraduría General de la República tras la llegada a la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador.

La detención de Ancira se realizó un día después de que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ordenó la congelación de las cuentas de la empresa siderúrgica y del ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, Emilio Lozoya, debido a una investigación abierta en su contra por una presunta trama de corrupción empresarial con sobornos millonarios en torno al llamado caso Odebrecht.

El caso investigado y por el que Ancira habría huido del país y el propio Lozoya se encuentra en paradero desconocido, se refiere a una empresa de fertilizantes por la que Pemex habría pagado alrededor de 500 millones de dólares a pesar de que se trataba de una compañía obsoleta y sin actividad, con lo que se sospecha de un sobrecosto escandaloso.