México (Agencias).- Una vez más el ex gobernador de Tabasco Andrés Granier tuvo que ser atendido por personal de guardia del Hospital Ángeles del Pedregal, debido a un dolor que presentó en el pecho la madrugada de ayer.

Su estado de salud complicó su traslado a la entidad que gobernó, donde es requerido por la procuraduría de Justicia para comparecer en la investigación que hay en curso por el hallazgo de 88.5 millones de pesos en efectivo, en mayo pasado.

Esta pesquisa mantiene en la cárcel al ex secretario de Finanzas del estado, Juan Manuel Saiz.

El químico está bajo custodia de la Policía Federal que se encuentra cumplimentando una orden de arraigo a petición de las autoridades tabasqueñas, ya que el ex gobernador tiene la calidad de indiciado.

Por la tarde, el despacho de abogados que encabeza Eduardo Luengo Creel difundió un comunicado en el que explicó lo siguiente: “Esta madrugada el químico Andrés Granier Melo presentó una nueva crisis, por lo que fue atendido por el personal médico del área de coronarias, del Hospital Ángeles de la Ciudad de México, en la cual permanece internado desde el pasado viernes.

“De acuerdo al informe del doctor Juan Carlos Peláez Piedrahita, cardiólogo encargado del cuidado médico del químico Granier, tras el último episodio el tratamiento médico fue ajustado, con la finalidad de mejorar la circulación coronaria y evitar la generación de trombos.”

Horas antes, en entrevista telefónica, Luengo Creel mencionó: “Tuvo que ser nuevamente revisado en la madrugada por personal médico del hospital. Tuvo algún dolor y fue atendido por los médicos de guardia, pero está estable”.