EL PRI Y SUS PUNTOS DE RESISTENCIA

El Revolucionario Institucional tiene por lo menos tres puntos de resistencia. El primero alrededor de 32 por ciento o 33 por ciento que sería la votación que probablemente habría obtenido en 2012 sin la alianza con el Partido Verde. Es decir, tener a un PRI alrededor de este porcentaje significa que sólo ha conservado su preferencia entre los votantes respecto a la última elección.

Un segundo punto de resistencia sería el mínimo histórico que ha obtenido este partido. En la elección presidencial de 2006 el PRI obtuvo 28 por ciento de las preferencias. Su candidato, Roberto Madrazo, estuvo 4 puntos por debajo de su partido, pero el PRI como tal nunca ha bajado de 28 por ciento.

El tercer límite a la baja que tiene el PRI es su identidad partidista. Para efectos prácticos 1 de cada 4 mexicanos se considera priista. La identidad priista suele estar estable entre 25 o 26 por ciento, lo cual no sólo le da estabilidad a la preferencia electoral, sino también probablemente a la aprobación presidencial.

EL PRD Y EL LIDERAZGO DE LA IZQUIERDA

En las últimas dos elecciones intermedias 2003 y 2009 el PRD obtuvo entre 18 y 13 por ciento de las preferencias respectivamente. El que obtenga hoy día de manera estable o constante entre 12 y 13 por ciento de acuerdo a las últimas dos mediciones sorprende por su estabilidad. Si bien parece una preferencia baja, en realidad estaría obteniendo lo mismo que en 2009.

Este sería su punto de resistencia en términos de preferencia. Su identidad partidista o aquellos que están dispuestos a llamarse perredistas son el 8 por ciento de la población. Este porcentaje de perredismo, sin duda contribuye a buena parte de su estabilidad.

MORENA ¿PARTIDO DE NUEVO REGISTRO?

Sin duda el fenómeno electoral de esta elección será el Movimiento de Regeneración Nacional. Morena en repetidas mediciones ha estado cerca de los dos dígitos de preferencia.

La única fuerza electoral que ha tenido un fenómeno similar es el PRD en 1991. Lo que ambas fuerzas electorales tienen en común es que no son del todo partidos de nuevo registro. Cuentan con simpatías o una base electoral previa a su creación.

Morena cuenta con una ventaja adicional: tiene un vocero activo

– Cuauhtémoc Cárdenas nunca fue tan presente con el PRD– que quiere hacer de esta elección una que vaya más allá de los partidos y se trate también de personas o candidatos virtuales.

Andrés Manuel López Obrador no sólo es el líder de Morena, sino que representa también un candidato virtual a la Presidencia de 2018, de allí la importancia de su vocería.

EL CRECIMIENTO DEL PARTIDO VERDE

El PVEM es el de mayor presencia mediática. La frecuencia de su comunicación en esta contienda electoral ha sido cuestionada por que algunos analistas opinan que está al margen de la ley.

Lo cierto es que su estrategia tanto en contenido de mensaje como en los medios utilizados para comunicarlo parece ser muy eficaz.

Cualquier análisis de la comunicación política de esta contienda debe considerar la campaña del PVEM como un estudio de caso. Un tema que Parametría y El Financiero abordarán en una siguiente entrega.