México.- Entre las 18 y las 19 horas de ayer llegó a la oficina de la senadora por la Ciudad de México Citlalli Hernández (Morena) un libro bomba. El paquete aparentaba ser un libro y al intentar abrirlo explotó, sin consecuencias. Los servicios médicos del Senado atendieron a la legisladora y poco antes de las 11 de la noche abandonó el recinto en compañía de sus padres.

Dos horas después, por medio de las redes sociales la senadora Hernández Mora envió un mensaje: Me encuentro bien y fuerte. Condeno totalmente el acto violento e intimidatorio que sufrí en mi oficina, pero refrendo mi convicción de que la revolución de las conciencias en este país se debe dar y se dará en forma pacífica. Agradezco su preocupación y cariño.

A las 23 horas, Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de la bancada de Morena, ofreció una conferencia en la que informó que el personal de seguridad le informó de inmediato lo ocurrido y se comunicó con la senadora. “Me comentó muy tranquila que recibió un paquete, que al parecer contenía un libro, y al intentar abrirlo explotó. Afortunadamente, no pasó nada ni a ella ni a su equipo. Lesiones muy leves, sólo el flamazo por la pólvora.

Hablé con el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, a quien pedí que enviara personal de servicios periciales y un agente del Ministerio Público. Alrededor de las 19:40 horas acordonaron la zona y empezaron a revisar todo.

Luego del incidente, afirmó, se endurecerán las medidas de seguridad con detectores para ingresar al Senado y recibir paquetería y se repondrán más de 600 cámaras. “Hoy existen 219 digitales –de un total de 800– y el resto son analógicas; pese a este accidente, el Senado es seguro.

Pedí a la senadora que asista mañana al Ministerio Público. Ella leyó el nombre del remitente, y eso es parte de la investigación.

Monreal dijo que Citlalli Hernández es la senadora más joven de la bancada; una mujer honorable cuyo padre es petrolero y su madre química. Tomamos lo ocurrido como una llamada de atención.

A las 20 horas, durante un recorrido por el Senado, elementos de seguridad impedían el paso a las oficinas de la legisladora, donde colocaron cintas con la leyenda peligro.

Galería