HERMOSILLO.-La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró de manera precautoria un ejemplar de Tucán  (Ramphastos sulfuratus) en el aeropuerto de Hermosillo, Sonora, debido a que el inspeccionado no contaba con los documentos necesarios que acreditaran su legal procedencia.

La delegación Federal de la PROFEPA en la entidad informó que el pasado lunes 13 de octubre arribaron a la citada terminal aérea, a través del servicio de mensajería y paquetería,  dos tucanes juveniles procedentes de Toluca, Estado de México.

Ambos ejemplares fueron enviados por una empresa de mascotas a través de una aerolínea.

Sin embargo, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), órgano desconcentrado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), retuvo el paquete para efectuar la correspondiente revisión de los  documentos.

Al detectar que se trataba de dos aves,  el SENASICA solicitó la intervención de la PROFEPA, cuyos inspectores acudieron el martes 14 de octubre, cuando uno de los tucanes ya había perecido por deshidratación.

Durante las revisiones efectuadas por personal de ambas dependencias, se observó que los papeles mostrados por el comprador, quien recibió a los ranfástidos en el aeropuerto,  no acreditaron la legal procedencia de las aves, toda vez que las  facturas estaban mal requisitadas y el  permiso CITES tenía fecha de 2004.

Por tal motivo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente  aseguró al ejemplar vivo, al cual se le practicaron estudios de influenza, salmonela y Newcastle con el fin de garantizar  su óptimo estado de salud. Posteriormente se determinará si existen condiciones para liberarlo a su hábitat natural.

Durante el proceso de revisión de los documentos,  el  sujeto que pretendía llevarse los tucanes  decidió dejar a los animales en la terminal aérea,  argumentando que “no quería problemas”; cuenta con un plazo de cinco días hábiles para comprobar la legal procedencia del ave asegurada.

Los ranfástidos, conocidos comunmente como tucanes, son una familia de aves piciformes que se caracterizan por sus vivos colores y por poseer un pico muy desarrollado.

Cabe destacar que la especie Ramphastos sulfuratus está listada en la NOM-059-SEMARNAT-2010, en estatus de Amenazada (A).

De igual forma se encuentran en el Apéndice II del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), mismo que busca la conservación de las especies amenazadas mediante el control de su comercio.