(Agencias).- Enrique Peña Nieto llegó a Davos con cinco reformas estructurales a presentar ante los líderes políticos y empresariales del mundo, sin embargo, el tema de la violencia se coló durante su participación en el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Durante su conferencia magistral Peña Nieto destacó las reformas aprobadas por el Congreso de la Unión en 2013, entre ellas la educativa, la financiera, la fiscal, la energética y la de telecomunicaciones.

No obstante al terminar su presentación el presidente del WEF, Klaus Schwab, hizo cuatro preguntas al mandatario mexicano, dos de ellas enfocadas al tema de la seguridad en México.

«A pesar de todas las buenas noticias que comparte con nosotros sobre los procesos de reforma, México aún enfrenta reportes noticiosos negativos relacionados con la seguridad en su país», dijo Schwab a Peña Nieto.

“El tema de la inseguridad no es privativo de México, es privativo de una región que enfrenta retos de seguridad”, le respondió el presidente, señalando que su gobierno ha instrumentado una estrategia cuyo objetivo es contar con instituciones policiales que respondan a un mando único.

Peña Nieto destacó el cambio al sistema de justicia penal oral, que se espera terminar en 2016; así como la formación de una Fiscalía General de la República con autonomía, que otorgue mayores capacidades al Estado para combatir al crimen organizado.

«Sin que esto suene a una afirmación triunfalista, sí podemos observar a un año dos meses de distancia (…) ha habido una disminución real en el número de homicidios. Pero todavía con camino por andar para asegurar las condiciones de seguridad y de tranquilidad que demanda México», dijo.

El número de homicidios dolosos entre diciembre de 2012 y julio de 2013 en México fue 13% menor en comparación con el mismo período del año 2012, de acuerdo con el primer informe de gobierno del mandatario.