5. Verifique que la página sea segura, de la mano identifique los certificados de seguridad con los que cuenta.

Por ejemplo, debe percatarse de que la dirección de Internet comience por “https:” (la s es de seguridad), y que en la parte inferior de su navegador exista un ícono con un candado, que indique que la página es segura para transmitir sus datos en ella.

Debe ser muy cauteloso, pues de lo contrario su información viajará de forma pública (y muchos podrán leerla).

Adicionalmente verifique qué protocolo de encriptación tiene dicha página de Internet (debe ser por lo menos 128 bits). Y los certificados de la misma.

6. Nunca lleve a cabo transacciones en cybercafés u otras computadoras públicas, ya que su información puede quedar grabada.

7. Utilice siempre un fire wall, así como programas que verifiquen la no existencia de spyware (software espía) en su computadora.

8. Cambie de manera frecuente sus claves de acceso.

9. Recuerde que su contraseña debe ser única y segura para cada sitio web, opte por crear una combinación de letras, números y símbolos.

10. Si detecta alguna anomalía, no dude en enviar un mail a la dirección de Alertas Phishing de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los usuarios de Servicios Financieros ([email protected]) para reportarlo.