La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA)  constató que los dos felinos verificados a un transportista en Apizaco, Tlaxcala, cuentan con la documentación correspondiente que acredita su procedencia legal, por lo que ambos ejemplares continuaron su ruta inicialmente trazada  y  fueron canalizados  a un criadero ubicado en el estado de Puebla.

En atención a su encomienda, de velar  por el cumplimiento de la normatividad ambiental, el personal de la PROFEPA  verificó la documentación y el estado de salud de los felinos, los  cuales  procedían de un circo y tenían como destino  un criadero ubicado en el estado de Puebla, ante la próxima entrada en vigor de la reforma a la Ley General de Vida Silvestre que prohíbe el uso de ejemplares silvestres en este tipo de espectáculos.

Como se recordará,  la Dirección de Seguridad Pública, Vialidad y Transportes de Apizaco  puso a disposición de la Delegación Federal de la PROFEPA  en esa entidad,   a un león (Panthera leo) y a un tigre (Panthera tigris),  debido a que el conductor del vehículo en el que éstos eran transportados, en primera instancia, no presentó la documentación que acreditara su procedencia.

Acto seguido, inspectores de la PROFEPA revisaron el estado físico de los ejemplares y la documentación que exige la ley para demostrar su legal procedencia; el transportista cumplió con todos los requisitos legales.

Se demostró que los ejemplares pertenecían al circo denominado CIRCO DE LOS OSCARES, con Número  de control INE/CITES/DGVS-CIRCO-0037-JAL./00(PIMVS).

Sin embargo, adelantándose a lo que prevé la reforma al artículo 78 de la Ley General de Vida Silvestre, que prohíbe el uso de ejemplares salvajes en circos, éstos eran trasladados al criadero PEDRO GARCÍA CASTAÑEDA, ubicado en el Km. 15.5 carretera federal Amozoc-Chachapa, en el estado de Puebla,  para su donación.

De este modo, una vez cumplidos los requisitos de ley,  los felinos  fueron trasladados a su destino final.

 

ALEMM