México, D.F.- El presidente de la república, Enrique Peña Nieto, firmó hace unos días decretos de Facilidades Administrativas en Materia de Títulos de Concesión de Agua, y de Reglamento de la Cuenca Lerma-Chapala, y destacó que “es claro que en este siglo XXI enfrentamos distintos desafíos, y por ello la necesidad de cambiar y de regular de forma distinta, de cambiar el marco institucional, para que la actuación de los gobiernos sea más eficaz y esté a la altura de atender la demanda social”.

Indicó que con el primero de los decretos se busca dar facilidades administrativas y regularizar aquellos derechos de agua de más de 73 mil usuarios, desde sistemas de riego, gobiernos municipales o estatales, que han vencido o no están regularizados. “He decretado que se den facilidades administrativas para regularizar estos otorgamientos de derechos de agua, y esto va en beneficio de más de 23 millones de usuarios de agua en el país”, puntualizó.

Al inaugurar la presa “Alberto Andrés Alvarado Arámburo”, el presidente Peña Nieto resaltó que para quienes padecen continuamente la escasez de agua, verla almacenada tiene un valor difícil de estimar y es “quizá muy superior a la inversión que en sí misma haya tenido la construcción de esta presa”.

Destacó la importancia de la obra inaugurada, en esta entidad que junto con Baja California son las dos del país en donde menos llueve al año. “El promedio de lluvia que se tiene en estas dos entidades, para dar dimensión de lo poco que llueve, es de 166 milímetros al año en promedio, mientras que en el resto del país llueve del orden de 766 milímetros promedio al año; es decir, aquí llueve una quinta parte de lo que en promedio llueve en todo el país”, precisó.

El primer mandatario agregó que con esta obra, junto con la presa La Palma, que está en construcción en esta entidad,  se estará duplicando la capacidad de almacenamiento de agua que tendrá Baja California Sur.

vmp