CIUDAD DE MÉXICO.- Aspirantes a la Presidencia de las coaliciones Todos por México, José Antonio Meade, y Por México al Frente, Ricardo Anaya, junto con el gobierno federal ratificaron su postura de ir hacia adelante con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

A contraparte, Andrés Manuel López Obrador, aspirante de Juntos Haremos Historia, dijo al sector empresarial que será “insensato” dar un carpetazo a revisar los contratos, luego de que el viernes el morenista acordó con Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), llevar a cabo una mesa para analizar la viabilidad técnica de la obra aeroportuaria.

El tabasqueño exhortó a Castañón a cumplir su compromiso para formar una comisión técnica que haga la revisión. “No es para generar incertidumbre, sino para que no haya corrupción”, afirmó.

Federico Patiño, director del Grupo Aeroportuario de la CDMX, advirtió que cancelar la obra costará 120 mil millones de pesos, demandas, liquidación, indemnizaciones y pérdida de 70 mil empleos.

Acompañado del vocero del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez, dijo que también habrá un impacto en la reputación de México y que mercados internacionales empiecen a negarle financiamientos.

Sánchez indicó que esta administración seguirá con la construcción “y a la siguiente le tocará hacer lo que le corresponde”.

Meade dijo que participará en las mesas, pero que el país no necesita una administración que destruya lo que se ha hecho. Negó que los contratos sean motivo de consultas, como propone López Obrador.

Anaya dio su aval al aeropuerto; sin embargo, rechazó la mesa, al considerar que no es la iniciativa privada la que define.

Margarita Zavala, aspirante independiente, dejó en claro que “aunque no le guste a López Obrador” el aeropuerto “será una realidad”.

(El Universal)