México (Agencias).- Debido a los estímulos fiscales, impuestos especiales y beneficios tributarios a las empresas, durante 2012 –último año de la administración de Felipe Calderón Hinojosa– el fisco dejó de recibir 769 mil 448 millones de pesos. Tal cifra representó la mitad de la recaudación total, que ascendió a un billón 516 mil 950 millones de pesos.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su Informe del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2012, desglosa los efectos de los denominados gastos fiscales.

La auditoría demostró que en el año 2012 el gobierno calderonista dejó de percibir por recaudación fiscal 769 mil 448 millones de pesos; de ellos, 235 mil 177 correspondieron a IVA; 176 mil 890 a impuestos especiales; 143 mil 318 al ISR empresarial; 128 mil 786 al ISR a personas físicas; 73 mil 15 millones al IETU, y 12 mil 262 a estímulos fiscales.

También, la Auditoría Superior adelantó que los gastos fiscales en el año 2013 ascendieron a 675 mil 991 millones de pesos.