El Instituto Federal Electoral (IFE) dio inicio con el proceso para la destrucción de las boletas y de más materiales electorales de los comicios de 2006.

Los 130 mil 482 paquetes están almacenados en una bodega de casi 10 mil metros cuadrados en Tepozotlán, Estado de México.

Personal del IFE abrirá los paquetes, uno a uno, para separar papel y plástico, así como tinta indeleble y elementos metálicos.

Algunas boletas serán apartadas para la realización de un estudio muestral de las votaciones de 2006, ordenado por el Consejo General del instituto.

«Para conocer tendencias de votos nulos, eficiencia en la capacitación de funcionarios, que estén bien llenadas las actas y ese proceso de muestreo nos va a llevar más o menos un mes a partir de hoy, en donde poco a poco va a ir destruyendo todo ese material», explicó Edmundo Jacobo Molina, secretario ejecutivo del IFE.

El secretario ejecutivo del IFE dijo que el compromiso es presentar el informe del proceso, al Consejo General, el 15 de octubre próximo.

Los funcionarios del IFE explicaron que los materiales para elaborar boletas y demás materiales electorales no son fabricados con la intención de preservarse por tanto tiempo ni ser almacenados de la manera que debieron quedar apilados los paquetes.

«A pesar de siete años de estar ya almacenadas, de dos o tres viajes que se han hecho, la paquetería está en buenas condiciones», aseguró Gerardo Martínez, director de Estadística y Documentación Electoral del IFE.

El IFE estima que todo este material suma más de mil 500 toneladas de papel y de plástico.

A partir de este martes, el papel será enviado a una empresa recicladora de Vallejo, en la Ciudad de México, que lo compró al IFE por 3.5 millones de pesos.

Los siete años de custodia y almacenamiento de los paquetes electorales de 2006 tuvo costos de mil 137 millones de pesos para la Secretaría de la Defensa Nacional, 80 millones para la Secretaría de Marina, y 130 millones de pesos para el IFE.