Guadalajara, Jalisco.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) realizó visita de inspección al sitio de disposición final de residuos denominado “Picachos”, ubicado en el municipio de Zapopan, Jalisco, con el fin de constatar que la operación del vertedero no violente disposiciones de carácter federal.

Durante la visita, personal de la PROFEPA observó la ruptura de uno de los ductos que transportan los lixiviados hacia la planta de tratamiento del sitio, por lo que se procedió a realizar una observación al personal del Ayuntamiento de Zapopan para que realicen la reparación del ducto de manera inmediata y asegurar que no se generen afectaciones al suelo y subsuelo del sitio.

Cabe señalar que la PROFEPA solicitó con antelación a la Dirección de Ecología de Zapopan, la caracterización de los lixiviados generados y captados en las distintas fosas del vertedero, verificando la toma de muestras realizada por un laboratorio acreditado por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), de la cual se obtuvo como resultado que dichos lixiviados no se consideran como residuos peligrosos, pues sus características no son CRETIB (Corrosivo, Reactivo, Explosivo, Toxico, Inflamable y Biológico-Infeccioso).

Aunque el manejo de los residuos es exclusiva competencia de las autoridades locales, de acuerdo a lo establecido en la Ley de Gestión Integral de los Residuos Peligrosos, la PROFEPA estará atenta a las recomendaciones emitidas al Ayuntamiento de Zapopan para la prevención, cuidado y buena operación del relleno sanitario.

vmp