México, D.F.- Se anunció una inversión de 23 millones de pesos para la realización de siete proyectos en la zona chinampera y patrimonial de Xochimilco, mismos que habrán de concluirse este mismo año como parte de las acciones de mantenimiento y rehabilitación de las áreas de conservación y el campo en la Ciudad de México.

Durante la firma del Convenio para este propósito, el mandatario capitalino aseguró que proteger esta zona, declarada por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad, es un compromiso prioritario de su administración, por lo que se trabaja con un Gabinete especializado que vincula a productores, vecinos y autoridades, a favor de su recuperación y desarrollo, y que tienen en proceso el análisis de 56 proyectos más con el mismo objetivo.

En el Parque Ecoturismo Michmani y acompañado por el secretario de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec), Hegel Cortés Miranda; y el delegado en Xochimilco, Miguel Ángel Cámara, Mancera Espinosa detalló que se trata de proyectos dirigidos a la optimización del funcionamiento en los canales, el cuidado de la zona chinampera, el impulso a la producción local y de manera general, a la estimulación de la actividad del campo en la ciudad.

Los siete proyectos que se llevarán a cabo en la zona son: la sobre elevación de 700 metros de bordo y mil metros sobre bordo en el Canal Japón y la renivelación del puente; las rehabilitaciones del vertedor sobre Canal de Chalco; del vertedor sobre Canal de San Sebastián; del vertedor sobre Canal de Japón; trabajos en la estructura de control de niveles sobre Canal San Sebastián y el reforzamiento del bordo del Canal de Caltongo.

Los siete proyectos consisten en tres obras de rehabilitación de vertederos; una sobre elevación de bordo; dos reestructuras de control de niveles y un reforzamiento de bordo en los principales caudales de la zona chinampera.

Estos trabajos evitarán inundaciones y fuga de agua tratada en tiempos de estiaje; se mantendrán los tirantes de agua en los canales y lagunas; y se establecerán diferentes niveles de operación en los caudales, permitiendo la navegación y disponibilidad de agua para las actividades agrícolas.

Con la ejecución de estos proyectos, da inicio la recuperación tangible de la zona productiva de la región lacustre, que por décadas se mantuvo abandonada y ociosa, de la mano de los productores y jornaleros de la zona.

vmp