México (Agencias).- Autoridades evalúan su traslado a un penal federal, consideran el Centro de Readaptación en Morelos, que cuenta con instalaciones médicas apropiadas

La pinza de las autoridades federales sobre el presunto desvió de recursos públicos que realizó Andrés Granier durante su gestión en Tabasco se cerró. Ayer, un juez federal ordenó su aprehensión a partir de la acusación que formuló la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaria de Hacienda.

Los delitos que se imputan al tabasqueño son dos y están relacionados: operaciones con recursos de procedencia ilícita al haber aprovechado dinero público en su beneficio, y defraudación fiscal en consecuencia, pues dichos recursos no fueron declarados al Sistema de Administración Tributaria (SAT).

“Se presume cometido el delito de defraudación fiscal cuando existan ingresos derivados de operaciones con recursos de procedencia ilícita”, señala el artículo 108 del Código Fiscal de la Federación, el que se sustenta parte de la acusación contra el ex gobernador.