México DF.- Con el país en vilo, pendiente del destino de los 43 normalistas de Ayoztinapa, de nuevo a las puertas de Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador arengó a sus simpatizantes: No nos acostumbremos a la desdicha, al horror; tiene que haber un antes y un después de estos lamentables hechos en Iguala.

En la plancha del Zócalo capitalino, y convocada originalmente para dar parte del estado que guarda la defensa del petróleo como patrimonio nacional –en vísperas del veredicto de la Suprema Corte de Justicia Nacional sobre la viabilidad de la consulta popular en materia energética–, la realidad nacional se impone: hay un clamor por la presentación con vida de los normalistas, que relegó esta vez a un segundo plano la lucha en defensa del petróleo.

La agenda nacional está desquiciada por el caso Ayoztinapa como prioridad nacional, e inevitablemente concentró la atención de los miles de simpatizantes lopezobradoristas que acudieron a la convocatoria en la Plaza de la Constitución. Una y otra vez, desde el templete, en las pancartas, entre los gritos, se reclamó: ¡Justicia!

En esa lógica, la escritora Elena Poniatowska dedicó su discurso entero a los jóvenes desaparecidos:

Pedimos a cielo abierto y en voz alta, regrésenlos, comentó antes de mencionar uno a uno, en una escueta biografía, a los 43 normalistas desaparecidos, en una especie de homenaje, sólo interrumpido por un desvanecimiento que le impidió concluir su alocución.

Minutos después, Jesusa Rodríguez concluyó el relato y la condena a los hechos que Poniatowska había preparado. Elenita está bien, recuperándose. Tenemos Elena para rato, dijo Rodríguez a manera de parte médico.

Aunque la presencia era mayoritariamente de Morena, las huestes petistas acudieron en importantes contingentes a la convocatoria. Desde diversas entidades llegaron con sus pancartas, que esta vez tuvieron doble mensaje, signo inequívoco de la dualidad de sus reclamos.

En el anverso (según la prioridad que cada quien le confiera), lo que corresponde a la convocatoria original: que los mexicanos decidamos sobre el petróleo; consulta popular. En el reverso, la consigna sobre Ayotzinapa Vivos se los llevaron, vivos los queremos. Presentación con vida de los 43 normalistas.