México, 9 Abr. (Notimex).- La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) expresó que la legislación secundaria de la reforma de telecomunicaciones incluye elementos muy positivos para el fortalecimiento de la competencia, la eficiencia, la innovación y la inclusión en telecomunicaciones y radiodifusión.

En ese sentido, el organismo internacional reconoció el esfuerzo del gobierno de México para crear un marco legislativo de telecomunicaciones y radiodifusión basado en la competencia y la transparencia.

Recordó que el año pasado, la OCDE expresó su apoyo a la aprobación de la Reforma Constitucional en materia de Telecomunicaciones en México, pues se trata de una reforma de gran envergadura, inspirada en las mejores prácticas internacionales, que ha permitido la creación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), un órgano regulador fuerte, autónomo y facultado para promover la competencia efectiva en el sector.

La OCDE, dijo, ha acompañado al gobierno de México en el diseño de la Reforma de las Telecomunicaciones desde sus orígenes. “Sobre la base de esa experiencia, y de las mejores prácticas internacionales en la materia, hemos manifestado en diversas oportunidades que esta reforma es un paso histórico en la construcción de un México más próspero e incluyente”.

En relación al análisis preparado por la OCDE a petición de uno de los miembros de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía del Senado, el organimos resaltó que fue solicitado en calidad de documento de trabajo, con una circulación restringida y la necesidad de una respuesta pronta.

Por ello, agrega, dicho documento identifica únicamente los temas puntuales que la OCDE consideró que, en una primera lectura, merecerían ser objeto de una mayor discusión y análisis por parte de los legisladores mexicanos, a fin de asegurar que los servicios de telecomunicaciones en México sean más competitivos.

“No tenía como propósito hacer una valoración integral del proyecto de leyes secundarias ni tampoco se pretendía que fuese un documento concluyente para difundirlo a los medios de comunicación como opinión formal de la OCDE”, precisó el organismo en un comunicado.

ejb