Ajalpan, Puebla (Agencias).- Los jóvenes linchados el lunes en este municipio fueron identificados como los hermanos José Abraham Copado Molina, de 25 años de edad, y Rey David Copado Molina, de 35, encuestadores de la empresa Marketing Research and Services, con sede en la colonia Roma del Distrito Federal, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Un grupo de abogados de dicha compañía se trasladó a Ajalpan a verificar la identidad de los muchachos. En entrevista telefónica, representantes de la empresa admitieron que un grupo de empleados se encontraba realizando labor de campo en esa región.

Un día después del doble asesinato, el alcalde Gustavo Lara Torres dijo que en ningún momento se acusó a los jóvenes de secuestrar menores. Explicó que fueron trasladados a la comandancia porque los pobladores se quejaron de que hacían muchas preguntas.

Agregó que los enardecidos lugareños impidieron que los hermanos José Abraham y Rey David fueran trasladados a la agencia del Ministerio Público, se los quitaron a los policías, los atacaron a machetazos, los rociaron con gasolina y les prendieron fuego.

Aseguró que a las 19 horas solicitó apoyo a la policía estatal para dispersar a la turba reunida la noche del lunes frente a la plaza principal, pero no hubo respuesta. No obstante, subrayó que los videos para identificar a los responsables del doble asesinato ya se encuentran en poder del Ministerio Público.

No hay dato de que hubiera una denuncia por secuestro. Solicitamos apoyo al gobernador Rafael Moreno Valle y al presidente Enrique Peña Nieto para que estos actos vandálicos no queden impunes, demandó.

El edil calculó en más de 3 millones de pesos los daños que la turba ocasionó en la sede del ayuntamiento; además, varias patrullas fueron incendiadas y 95 por ciento del equipo de cómputo fue saqueado.

El director municipal de seguridad pública, José Manuel González, dio a conocer que aunque los muchachos mostraron sus identificaciones de empleados de la empresa de mercadotecnia, a la comandancia acudió una menor a quien unos sujetos supuestamente habían jalado, pero negó que fueran ellos. No había delito que perseguir, sostuvo.

 

La Asociación Mexicana de Encuestadoras exige justicia

La Asociación Mexicana de Agencias de Investigación e Inteligencia de mercado (AMAI) y el Colegio de Especialistas en Demoscopia y Encuestas (CEDE) exigieron justicia por el linchamiento de dos encuestadores en Ajalpan, Puebla, indemnización para las familias de las víctimas y garantías de seguridad para su personal en todo el país.

“A últimas fechas vemos con preocupación que nuestro personal, que recorre todos los días ciudades y pueblos del país para hacer encuestas, entrevistas, etnografías, sesiones de grupo, entre otras actividades de investigación, se enfrenta a condiciones cada vez más riesgosas como fruto del clima de inseguridad y violencia que impera en el país”, señalan ambas organizaciones en un desplegado.

En éste expresan su indignación por la muerte de los hermanos Rey David y José Abraham Copado Molina y proponen al gobierno federal realizar una mesa de trabajo para atender este tipo de suceso que afectan a esta industria de la que viven unas 13 mil familias.

La AMAI y el CEDE afirman que hechos como el sucedido el martes pasado en Ajalpan, se agravan cuando autoridades criminalizan su actividad.

Señalan, por ejemplo, que en febrero pasado difundieron un comunicado sobre la publicación de bandos municipales como el de Coacalco de Berriozábal, Estado de México, mediante el que la autoridad prohíbe su actividad legítima de pedir información voluntaria y anónima de las personas vía encuestas, “asumiendo que se trata de actividades comerciales o de servicios en la vía pública”, como el ambulantaje.

“Pareciera que cualquier persona que habite el espacio público se vuelve sospechosa de ser delincuente. Esto nos preocupa profundamente pues esta actividad es la base de nuestro trabajo”, señala el comunicado de la AMAI y el CEDE.

La investigación de mercados, medios y opinión pública, abundan, es “una industria clave para el desarrollo del país” y fuente de trabajo y sustento de más 13 mil familias en todo el país por lo que solicitan a la federación garantías de seguridad para su personal.

Los hermanos Rey David y José Abraham Copado Molina, encuestadores de la empresa Marketing Research & Services, murieron la noche del lunes pasado tras ser linchados por una turba de municipio de Ajalpan que los acusaba de ser secuestradores.

Ambos hombres se habían identificado plenamente como encuestadores y también exhibieron sus credenciales de elector cuando fueron detenidos por policías que habían recibido denuncias de que “unos extraños” hacían muchas preguntas a los pobladores.

La Policía Municipal los detuvo alrededor de las 19:30 horas pero media hora después la gente se salió de control, cuando se corrió el rumor de que supuestamente habían raptado a una niña.