Por Guadalupe Michaca. Enviada

Los Ramones, 2 Dic (Notimex).– México prevé una inversión de 228 mil 500 millones de pesos (17 mil 500 millones de dólares) para construir nuevos gasoductos, un 75 por ciento más de infraestructura en la materia, anunció el presidente Enrique Peña Nieto.

Durante la inauguración de la fase uno del gasoducto Los Ramones, desde este municipio hasta Tamaulipas en un tramo de 116 kilómetros, adelantó que la fase dos del proyecto pasará por los estados de Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí.

La inversión referida permitirá casi duplicar la capacidad que tiene instalada el país “y eso sin considerar los proyectos que eventualmente con la participación del sector privado se puedan dar en los próximos años y es uno de los frutos de la reforma energética”, enfatizó.

La fase II del gasoducto tendrá una extensión de 738 kilómetros.

“El gasoducto Los Ramones es una de las obras de infraestructura energética de mayor dimensión con una inversión total de dos mil 500 millones de dólares”, dijo.

El desarrollo de infraestructura en la materia, subrayó, dará un nuevo rostro y oportunidad al país, al generar importantes beneficios como la disminución en la tarifa de luz eléctrica que pagan las familias mexicanas y la industria del país.

“Este es un gobierno que escucha, es un gobierno que norma sus decisiones a partir de recoger el sentir social, pero estamos claros en el rumbo que nos hemos fijado para asegurar que el país tenga mejores condiciones para su desarrollo y en consecuencia para elevar la calidad de vida de las familias mexicanas”, indicó.

El jefe del Ejecutivo recordó que uno de los cinco ejes que marcan la prioridad de su gobierno es asegurar mayor infraestructura que permita hacer de México un país más influyente, es decir, que incorpore más sectores de la sociedad al desarrollo.

Dijo que como parte del proyecto en materia de infraestructura que se detonará en los próximos meses y años, se llevará gas natural a Chiapas, Oaxaca y Guerrero, estados que se han rezagado en su desarrollo.

De esta manera, no sólo se genera una nueva oportunidad, sino que se aprovecharán las ventajas competitivas y fortalezas del país con el fin de impactar en la calidad de vida de los mexicanos, destacó el presidente Peña.

Señaló que la primera fase del gasoducto Los Ramones permitirá incrementar 45 por ciento la importación de gas natural, a fin de impactar y sobre todo detonar otras regiones de los estados de Nuevo León y Tamaulipas en la ruta que se marcó para llevar más gas natural hacia el centro del país.

Refirió que el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018 prevé la inversión público-privada en la construcción de 17 gasoductos y un proyecto de suministro de gas natural para Baja California Sur.

“Ante la contingencia que tuvimos hace unos meses nos obliga a asegurar que en esa zona y particularmente en Los Cabos haya suministro de energía propia que hoy no se tiene y que las consecuencias de ello se pudieron apreciar en los daños ocasionados por el huracán Odile”, puntualizó.