Toluca, Edomex.–Mil millones de pesos entregados a una fundación que preside Josefina Vázquez Mota, están “bailando”, y eso destapó el contubernio del Gobierno de Enrique Peña Nieto con la panista, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
Ante esto , la SRE ya inició una investigación sobre el destino de mil millones de pesos entregados a la Fundación Juntos Podemos, que preside la panista Josefina Vázquez Mota, parte de los cuales fueron usados por la Fundación AEM que dirige un grupo de sus amigos.
Lo que destapó el escándalo, fue la sospecha de que el empresario Eduardo Bravo Calderón, expresidente de la Asociación de Empresarios Mexicanos (AEM), hizo malos manejos del dinero que Vázquez Mota le entregó. Junto con Eduardo Bravo Calderón, están inmiscuidos Emilio España y Alejandro Quiroz, operadores financieros de Vázquez Mota.
El dinero que está desaparecido, es parte de los mil millones de pesos de recursos federales gestionados por Vázquez Mota, quien tiene una estrecha relación profesional y de amigos con Bravo Calderón, España y Alejandro Quiroz.
Los tres fueron expulsados de la Asociación de Empresarios Mexicanos (AEM) –España era el tesorero–, precisamente porque se identificó que incurrieron en conflictos de interés y porque no aclararon manejos financieros que involucraban a este organismo con la Fundación AEM.