El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que gobernará con el ejemplo para terminar con la corrupción y se castigará a quien incurra en esta acción.

“No va a haber amiguisimo, no va a haber influyentismo, no va a haber nepotismo; mis familiares no van a estar en el gobierno, ni mis hijos”; enfatizó durante su segundo acto de campaña en la capital del país, en la delegación Miguel Hidalgo.

“Vamos a gobernar con el ejemplo” y agregó que se trabajará por todos los medios para que no haya corrupción en el país, al tiempo que señaló “no quiero pasar a la historia como un mal presidente; quiero ser un buen presidente de México”.

En este sentido, explicó que será “combatiendo la corrupción y con austeridad, vamos a financiar el desarrollo de México” y agregó que privatizar “es convertir lo público en privado, eso ya no va ser la política que se va a llevar a cabo en nuestro país”.

El aspirante de los partidos Morena, del Trabajo y Encuentro Social indicó que “para eso es esta lucha; porque les vamos a limpiar el camino a los niños de ahora, vamos a reivindicar a nuestra generación porque en todo este periodo no ha habido progreso y justicia; los jóvenes no han visto más que crisis”.

Por ello, destacó que “es muy importante el que logremos la transformación del país; y les digo con toda sinceridad, les hablo con el corazón: no voy a fallarles, no voy a traicionar al pueblo”.

Por otra parte, manifestó que además de que se mejorarán las pensiones de los adultos mayores, “ahora en la ciudad no va a ser de 68 años en adelante, va a ser de 65 años en adelante la pensión para los adultos mayores”.

López Obrador aseguró que también se garantizará una pensión “para todos lo discapacitados pobres de la ciudad y del país”, al tiempo que reiteró que con los recursos que se obtengan de la lucha contra la corrupción se financiará el desarrollo nacional.