México, DF. A los 91 años de edad murió esta madrugada el ex dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Joaquín Hernández Galicia, conocido como La Quina.

El ex dirigente, quien estuvo al frente del gremio durante casi 40 años, falleció en la Beneficiencia Española de Tampico, Tamaulipas, donde vivió durante los últimos años. Había sido internado desde hace 15 días en dicho nosocomio, por padecimientos del colon y falta de potasio.

Hernández Galicia inició su carrera política en el sindicato en 1958. En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari fue encarcelado bajo las acusaciones de posesión ilegal de armas. En diciembre de 1997 quedó en libertad y desde entonces mantuvo diversas querellas legales contra el actual dirigente del STPRM, Carlos Romero Deschamps.

El ex dirigente de la Sección 1 del Sindicato Petrolero vivía desde el 2002 en Ciudad Madero, Tamaulipas, en esta región es recordado porque siendo dirigente creo granjas de pollo y cerdo, así como huertos familiares para fortalecer la economía en municipios como Aldama, Altamira, Madero y Tampico. Hasta la fecha están en disputa algunas de las propiedades que adquirió.

En cuanto a sus diferencias con el régimen salinista, se señalan diversas versiones, una de ellas que el presidente de ese entonces dio el golpe contra este dirigente para legitimar su gobierno, en lo que se llamó el Quinazo, otra, que se debió a que La Quina había patrocinado la publicación del libro ¿Un asesino en Palacio? que habla de que uno de los miembros de la familia Salinas de Gortari había asesinado a una empleada doméstica.

El Quinazo

El sindicalista fue detenido un 10 de enero de 1989 junto con otro grupo de petroleros, entre los que se encontraban Salvador Barragán Camacho, José Sosa y Sergio Bolaños, en el primero de los golpes espectaculares con los que Carlos Salinas de Gortari arrancó su sexenio, bajo los cargos de homicidio y acopio de armas.

En 1996, en entrevista el sindicalista declaró que el salinato «una época de terror y que con su detención se inició la política de privatización para atemorizar a dirigentes, obreros, empresarios y a todo el país. ‘Hubo muchos muertos y ahora están saliendo más'».

Y agregó: «Fue un sexenio en el que espantaron a todo mundo, y todo con un solo fin: aplicar su política privatizadora… Y ahí están los resultados. A mí­ me detuvieron por eso, porque me oponía a la política neoliberal de todo ese sexenio. No sólo fue una venganza personal, sino que conmigo se quiso aplicar toda una política de terror para todo el que se opusiera a su modelo económico, que hundió al paí­s más de lo que ya estaba».

–Yo he sido un mexicano nacionalista…

El ex líder petrolero fue condenado a más de 30 años de prisión, sin embargo, recibió una amnistía en 1997, por lo que fue liberado.

En su tiempo, La Quina se impuso a presidentes de la República, manejó recursos millonarios producto del efímero auge petrolero, puso en marcha lo que él denominó la «revolución verde» y gozó de un gran poder político.

En una ocasión estando todavía preso se le preguntó si seguía siendo priísta, respondió: «He sido un mexicano nacionalista».