Mérida, Yucatán.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) impuso a un particular la multa de un millón 295 mil 200 pesos, por realizar de manera ilegal el cambio de uso de suelo y causar un severo daño ambiental a una superficie de 393 hectáreas de un terreno forestal ubicado en el municipio de Tizimín, Yucatán.

La sanción aplicada contra dicha persona es la establecida como máxima de acuerdo a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, la cual equivale a 20 mil días de salarios mínimos vigentes, y se aplica por haber actuado sin autorización o permiso alguno de la SEMARNAT.

La resolución se emitió como resultado de una actuación iniciada contra el propietario del “Rancho Las Palmas”, quien en abril del año pasado realizó la quema indebida de la vegetación nativa en el citado terreno, afectando el hábitat de especies vegetales y animales en categoría de riego catalogadas en la NOM-059-2010 de la SEMARNAT.

Ante ello, esta Procuraduría Federal ordenó entre otras medidas correctivas, dejar de realizar cualquier actividad en ese predio que implique la pérdida de vegetación natural o cambio de uso de suelo; y sujetar a rehabilitación y recuperación la superficie de hectáreas afectadas por la remoción de la vegetación.

vmp