El secretario general de la OEA, Luis Almagro, se dijo este viernes preocupado por los asesinatos de candidatos en este año electoral en México, donde se elegirá presidente, senadores, diputados federales y numerosos alcaldes y gobernadores.

«Nos preocupan varios elementos en la elección mexicana. El primero es el asesinato de candidatos y líderes políticos en el país», dijo Almagro en una conferencia en la Casa América de Madrid, donde participó junto al escritor peruano Mario Vargas Llosa.

«Va a un promedio de un asesinato de un candidato cada cuatro o cinco días, eso es un margen de violencia absolutamente inaceptable en un proceso electoral. Nos preocupa sobremanera», añadió el secretario general de la Organización de Estados Americanos, que enviará allí a observadores.

El 2018 es un año electoralmente intenso en México, que el 1 de julio elegirá presidente, 128 senadores y 500 diputados de la cámara baja. Igualmente se elegirán alcaldes y gobernadores en los distintos estados que conforman el país.

En los últimos meses, la actualidad política mexicana ha estado marcada por sucesos violentos.

A comienzos de mes fue asesinado a tiros Aarón Varela Martínez, candidato a alcalde de Santa Clara Ocoyucan (estado de Puebla, centro) por la coalición «Juntos Haremos Historia», encabezada por el partido Morena del izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

En enero, otro aspirante a una candidatura municipal en el estado de Guerrero fue asesinado igualmente a tiros.

Y también por esas fechas, un diputado local, un alcalde y un regidor, todos militantes del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), fueron asesinados en distintos eventos en los estados de Jalisco (occidente), Guerrero y Tabasco (este).

Más de 100 alcaldes en funciones, electos o fuera del cargo han sido asesinados desde 2006, según datos de la Asociación Nacional de Alcaldes.