Ciudad Victoria, Tamaulipas.-México requiere una mayor vinculación entre los programas académicos que imparten las instituciones de educación superior y los requerimientos de la sociedad, para formar los recursos humanos que el país demanda y que impulsan el desarrollo nacional, sostuvo Lina Escalona Ríos, del Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información (IIBI) de la UNAM.

Cada año egresan miles de jóvenes sin las capacidades y herramientas suficientes para insertarse en un mercado laboral cada vez más exigente. Es urgente una planeación educativa de largo aliento para elevar la productividad del país, estableció con motivo del Día Internacional de la Educación, jornada que se conmemora cada primero de abril.

Transformar los esquemas formativos tradicionales con el propósito de integrar el desarrollo de habilidades en contenidos académicos en beneficio de las necesidades sociales representa el gran reto de la educación superior, sostuvo.
Al mismo tiempo que se abren espacios para garantizar esa instrucción a un mayor número de individuos, se requiere una política pública para impulsar y promover las profesiones que se requieren, enfatizó.

Las cifras

México ocupa la cuarta posición internacional en desempleo juvenil, con más de siete millones de personas de entre 15 y 29 años sin acceso a un empleo de calidad bien remunerado y con prestaciones.

En el Índice Global de Habilidades 2013, que evalúa el mercado laboral y el talento local en 30 economías del mundo, la mexicana mantuvo la calificación de 5.9 puntos, en una escala de 0 a 10, obtenida en 2012, lo que indica la carencia de profesionales calificados para distintas posiciones, en industrias especializadas, relacionadas con tecnologías de la información y la comunicación e ingenierías.

Los altos índices de desempleo no impiden que haya vacantes sin cubrir por la falta de recursos humanos con las capacidades o que demandan estos puestos, señala el documento elaborado por Hays, empresa internacional de reclutamiento para puestos de mando medio y alta gerencia y el Departamento de Economía de la Universidad de Oxford, Estados Unidos.

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), entre más elevado es el grado de estudios, se reducen las probabilidades de encontrar una vacante acorde a su preparación. Así, de cada 100 especializadas que se ofertan en las ferias de empleo, sólo se cubren 11.

Al respecto, la investigadora concluyó que se requieren programas académicos que contemplen la formación de profesionales con los conocimientos y habilidades suficientes para establecer empresas propias que oferten plazas laborales. Frente a un contexto de cambio constante y de creciente desempleo, subocupación e informalidad, debemos ofrecer a los jóvenes las herramientas adecuadas para que ellos mismos generen sus recursos.

ejb