México, DF. (Agencias).- Las dificultades para el sector de la vivienda, una de las actividades que más resintió la desaceleración de la economía en 2012 y 2013, siguen. Miles de deudores de préstamos empleados para adquirir un departamento de interés social que se encuentran en áreas suburbanas con pocas opciones de transporte y servicios públicos, «simplemente abandonaron sus viviendas en lugar de continuar con sus pagos hipotecarios», sostuvo la firma de calificación de valores Moody´s.

La reforma fiscal recientemente aprobada en México también podría incrementar la morosidad entre acreditados de ingresos medios y altos, quienes estarán sujetos a una mayor tasa de impuesto, agregó.

Cálculos oficiales ubican en cinco millones el número de viviendas abandonadas, dado que fueron construidas en los últimos años en sitios alejados de los centros de trabajo o en zonas con dificultades de transporte público.

En México, la calidad crediticia de las transacciones de las sociedades financieras, conocidas como sofoles, que financian la compra de vivienda continuará débil, mientras que el desempeño de las transacciones de Infonavit y FOVISSSTE se mantendrá fuerte, expuso Moody´s.

«Persisten los desafíos en el mercado de vivienda. Muchos deudores en el sector de vivienda de interés social que se encuentran en áreas suburbanas con pocas opciones de transporte y servicios públicos, simplemente abandonaron sus viviendas en lugar de continuar con sus pagos hipotecarios», apuntó en un reporte publicado este jueves.