CIUDAD DE MÉXICO.-El Partido Acción Nacional (PAN) comenzó a preparar el terreno para hacer alianzas de candidatos a gobernador en seis estados de la República con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con miras a las elecciones de 2015.

Con el proceso electoral ya en marcha, fuentes al interior del PAN revelaron  que la Coordinación de Propuesta y Mensaje del blanquiazul, encabezada por Santiago Creel Miranda, definió las posibles alianzas en seis de los nueve estados que elegirán a gobernador: Querétaro, Colima, Campeche, Nuevo León y Baja California Sur.

Sin embargo, en la sexta entidad, Guerrero, este proceso de alianzas se tambalea por la situación que vive el estado y que ha puesto en entredicho la administración del perredista Ángel Aguirre, quien fuera arropado por los panistas en la elección de enero de 2011.

Cabe recordar que en los comicios donde salió triunfador Aguirre –el 30 de enero de 2011– el otrora candidato a gobernador por el blanquiazul, Marcos Parra, decidió de última hora bajarse de la contienda para apoyar la alianza PRD-PT-Convergencia que resultó ganadora con el 56% de los votos.

A la caza del PRI

Colima, Nuevo León y Querétaro, serán las entidades donde, con la alianza del PRD, el PAN pretende arrebatar triunfos al PRI, partido que gobierna estas tres entidades que estarán en juego (además de Campeche, Michoacán y San Luis Potosí).

A pesar de la renuencia del partido del sol azteca en Querétaro para no hacer coaliciones, la dirigencia nacional del PAN está decidida a coaligarse para arrebatarle al PRI la gubernatura que actualmente mantiene con José Calzada Rovirosa.

En esta entidad, suena fuerte el nombre del panista Francisco, Pancho, Domínguez, quien estaría encabezando la posible alianza con el sol azteca. Sin embargo, estaría compitiendo con una coalición del PRI con otros partidos como el Verde Ecologista de México (PVEM).

En los cómicos de 2009, la alianza PRI-Panal obtuvo el triunfo en Querétaro, pero la ventaja fue poca con respecto al segundo lugar, el panista Manuel González Valle.

En Nuevo León, a pesar del peso importante que tiene el partido blanquiazul, abrió el espacio para aliarse con el PRD y también pelear la gubernatura que actualmente tiene el priista Rodrigo Medina de la Cruz y que ganó –en 2009- con solo seis puntos de ventaja respecto al candidato del PAN.