México (Agencias).- El arraigo de personas y el secuestro de bienes como parte de un proceso judicial para la recuperación de un adeudo no están previstos en la reforma financiera y queda prohibido utilizar dichos conceptos por parte de los despachos de cobranza, aclaró este miércoles la Condusef.

Ello, refiere la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), ante la incertidumbre que entre la población causa las modificaciones a los artículos 1168 y 1173 del Código de Comercio.

La dependencia explica que previo a la reforma, dichos articulados consideraban las figuras de ‘arraigo de personas’ y ‘secuestro de bienes’ como resultado de un proceso judicial para la recuperación de un adeudo, pero aclara que con la reforma se establecen límites y se sustituye la figura del arraigo (término penal), por radicación de personas (término administrativo).

El arraigo es resultado de la solicitud del Ministerio Público, como parte de una averiguación previa, el cual presume el hecho de una actividad delictiva e implica privación de la libertad.

En tanto, subraya, la radicación de personas es el resultado de un proceso judicial, que no implica de manera alguna la pérdida de la libertad ni la presunción de actividad delictiva; sólo se aplica como resultado de la petición de un juez y se limita a prevenir al demandado para que deje en su lugar a un representante.