México (Agencias).- “Quienes pretendan impedir la Evaluación del Desempeño enfrentarán a la fuerza pública”, anunción la Secretaría de Educación Pública (SEP).

La advertencia se desprende de las declaraciones del titular de la dependencia, Aurelio Nuño Mayer, tras el fracaso en la aplicación de esa evaluación en Michoacán y en los días previos a que se realice en Oaxaca, Chiapas y Guerrero, estados donde la disidencia magisterial se ha hecho más fuerte.

“Cualquier maestro o grupo de cualquier tipo o clase que quiera violentar el derecho de los maestros a la evaluación, que quiera seguir protegiendo a los líderes que no quieren perder sus privilegios y que no les importe la educación de los niños y que quieran evitar por la fuerza que se lleve a cabo la evaluación, se van a enfrentar a la fuerza pública, que no va a permitir que eso suceda y que va a garantizar el derecho de los maestros a evaluarse”, dijo a medios de comunicación tras su visita promocional a una escuela pública que el funcionario federal ha incorporado cada lunes a su agenda pública.

Cuestionado sobre los enfrentamientos y protestas en distintas entidades durante el pasado fin de semana, en el marco de la aplicación de la evaluación a los docentes, difundidos en redes sociales y algunos medios de comunicación, Nuño Mayer admitió “pequeños” incidentes “a partir de la intolerancia” de algunos miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), entre otros grupos”, que habrían bloqueado “con violencia” centros educativos.

Se dijo respetuoso de aquellos que se manifiesten en contra de la evaluación de manera “pacífica”, para enseguida justificar el uso de la fuerza pública.

“Aquellos que intentando buscar violar la ley o de manera intolerante usar ellos la fuerza para impedir el ingreso de los maestros a los centros de evaluación, de manera muy responsable los gobiernos de los estados utilizaron la fuerza pública que está precisamente para esos casos y en algunos, efectivamente, tuvimos algunos connatos”.

Para el representante de gobierno es muy claro: “No se puede pedir respeto cuando se es intolerante”.

Continuó: “(Si se) viola la ley y se quiere utilizar la fuerza para evitar el derecho de los maestros a ser evaluados, para querer cerrar un centro de evaluación por la fuerza, no lo vamos a permitir y eso es lo que las fuerzas del orden impidieron en algunos estados (…) Y la ley, en este sentido, está de nuestro lado, poder utilizar a la fuerza pública para evitar que la intolerancia tome por la fuerza estos centros y que no permita a los maestros evaluarse”.

Sobre el caso particular de Michoacán, dijo “agradecer, felicitar y reconocer” la “ayuda incondicional” de la Policía Federal (PF) en el operativo de seguridad implementado para garantizar el desarrollo de la prueba en el estado que representaba el “mayor reto” del fin de semana donde, dijo, la jornada transcurrió sin problemas en “términos generales”.

Finalmente, celebró también la participación de 95.6% de los maestros que hasta ahora han sido convocados a presentar la evaluación, a pesar de que en el propio estado de Michoacán fueron menos de 50% los docentes que rindieron la prueba.