Cabo San Lucas, BCS.- El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó el proyecto de explotación de la mina de oro a cielo abierto Los Cardones, impulsado por Desarrollos Zapal, del grupo Invecture, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, quien forma parte de su consejo asesor empresarial.

Ante el júbilo de los asistentes al acto de inicio del programa de mejoramiento urbano Mi México Late, enfocado a 15 ciudades turísticas del país, aclaró: me adelanto porque me van a reclamar, ya saben cómo me tienen, que en este caso no se aplica una consulta ciudadana porque no lo inició el gobierno anterior, como ocurrió con el aeropuerto en Texcoco y la termoeléctrica y el gasoducto en Morelos. Esto me tocaría iniciarlo y digo no, y tengo la facultad, señaló en el campo de beisbol de la unidad deportiva Profesor Leonardo Gastélum.

La gente se puso de pie y celebró con gritos y aplausos prolongados este anuncio que pone fin a un proyecto considerado de minería tóxica en el área natural protegida de la Sierra de la Laguna.

El titular del Ejecutivo recordó que hace meses, en una visita a La Paz, le plantearon que se pronunciara sobre la mina. Ya llegó la hora de la definición y le digo al pueblo de Baja California Sur: no a la mina, ante el alborozo de los presentes. Explicó que su negativa responde a que tenemos que cuidar el paraíso, no destruirlo, cuidar la naturaleza. Y si estoy hablando de que la gente vive del turismo, tenemos que cuidar el medio ambiente. Y si estoy hablando de que vamos a abastecer de agua, pues tenemos que cuidar el agua que hay en el subsuelo.

Así como festejaron la posición presidencial, los asistentes al anuncio de mejoramiento de 15 ciudades turísticas, con una inversión este año de 8 mil millones de pesos, expresaron su rechazo al gobernador del estado, Carlos Mendoza Davis, desde que apareció acompañando al mandatario federal. Pero eso no impidió que el panista, en abierto desafío, tomara la palabra por casi 15 minutos para dar la bienvenida al titular del Ejecutivo.

Yo quisiera pedirles, señoras y señores, respeto al señor Presidente, es un acto para él y tiene que tener el respeto de todos. Las diferencias de nosotros las lavamos en casa, pero no con el señor Presidente de la República, dijo inútilmente, porque arreciaron los abucheos y rechiflas en su contra.
“Ya chole con estarnos peleando. Vamos a reconciliarnos”, mencionó en su oportunidad López Obrador, quien en cada acto público que encabeza en estados gobernados por la oposición llama a la unidad, y ayer no fue la excepción.

El titular del Ejecutivo dijo que el programa para las ciudades turísticas, a cargo de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano, se emprende porque “ya no queremos que haya el contraste ofensivo de hoteles de gran turismo –paraísos turísticos, definió– y colonias marginadas, con pobreza, sin servicios de agua, de drenaje, sin nada”. En Los Cabos se invertirán casi 600 millones de pesos, además de que, informó, se construirá una planta desalinizadora, con una inversión de mil millones de pesos.

Nos importa mucho el turismo y hay que cuidarlo, porque es una actividad que no sólo genera riqueza, sino que distribuye los recursos, pues de él viven, añadió, taxistas y trabajadores de hoteles, comerciantes y también muchos empleados de la construcción.

Subrayó que habrá prioridad para regularizar la situación jurídica de viviendas, con la entrega de escrituras, además de que éstas se mejorarán, al igual que los barrios.