México, D.F.- Es prioridad de la Comisión Nacional Forestal  (CONAFOR) la focalización de los recursos económicos para apoyarlas en conceptos de conservación y restauración de los recursos forestales.

Historias exitosas de mujeres madres de familia que dependen y trabajan con los recursos naturales, existen en todo el país. Para la CONAFOR, el Día de las Madres, es una oportunidad para reflexionar sobre el papel de la mujer que vive en el bosque.

Algunos de los ejemplos es el caso de María Cecilia Juana Pérez Pérez, originaria de la comunidad de San Isidro Buensuceso, municipio de San Pablo del Monte, en Tlaxcala, que a sus 47 años de edad y madre de tres hijos, expresa la importancia que tiene para ella y las mujeres de su localidad cuidar los bosques de nuestra Madre Tierra y de la Matlalcuéyetl (Venerable Señora de la Falda Verde).

Señaló, que a través del Programa de Empleo Temporal y de los apoyos de la CONAFOR, es posible que ellas como mujeres indígenas obtengan una ayuda económica para sacar adelante a sus hijos y mejorar su calidad de vida.

Pero las mujeres no solo participan en la atención de los recursos forestales en el campo sino también dirigiendo grupos de personas, tal es el caso de Daniela Torres González quien enfrenta el reto de ser la primera mujer que encabeza la mesa directiva del Comisariado Ejidal de Agustín Melgar, municipio de Durango, en el estado del mismo nombre.

Para el presente año, el ejido resultó beneficiario del Programa Nacional Forestal (PRONAFOR) en los conceptos de Conservación y Restauración y además, prácticas de manejo en predios con producción maderable y conservación de la biodiversidad. Asimismo, tienen una brigada rural de combate de incendios forestales cuya nómina es pagada por el Gobierno de la República.

Para la CONAFOR el refuerzo de la igualdad de género en las sociedades rurales es generalmente reconocido como una condición necesaria para aumentar la productividad agrícola, la reducción de la pobreza y el hambre y promover el crecimiento
económico.

vmp