(Agencias)

El Gobierno de París retiró ayer de circulación a casi la mitad de los automóviles y camiones para reducir el esmog tóxico que envuelve a la Ciudad Luz desde hace más de una semana, una medida drástica para combatir su peor contaminación atmosférica en años. Para el mediodía, la Policía ya había infraccionado a unas cuatro mil personas y 27 vehículos fueron remolcados al negarse los conductores a cooperar con los agentes.

La restricción se levantará hoy martes. Es la primera vez desde 1997 que se aplica la medida. Todo el transporte público fue gratuito durante cuatro días seguidos para ayudar a lidiar con la contaminación, pero esto también terminará el martes.

O.D.