Silao, Gto.- Un comando armado de al menos diez hombres irrumpió la noche de ayer en el Aeropuerto Internacional del Bajío, para robar una camioneta de traslado de valores.

El botín fue de 20 millones de pesos en efectivo. Hasta el momento se ignora cómo ocurrió el robo, pues las autoridades han mostrado hermetismo desde que la noticia se dio a conocer. Sin embargo, personal de la Fiscalía del Estado confirmó que sí se inició una carpeta de investigación por este atraco.

El golpe

El robo ocurrió minutos después de las nueve de la noche en el área destinada a la empresa Aeroméxico. Versiones extraoficiales indicaron que una camioneta Suburban negra rotulada con los logos de la compañía aérea permaneció estacionada en el lugar hasta que la unidad de valores llegó.

Empleados del Aeropuerto indicaron de manera anónima que la camioneta de valores traía 121 millones de pesos en efectivo, además de libras esterlinas y onzas de plata. Al parecer todo este dinero sería llevado al Aeropuerto internacional Benito Juárez de la Ciudad de México.

Al parecer los delincuentes ingresaron al lugar por una de las puertas que están restringidas sólo para el acceso de ciertos empleados y que está sumamente resguardada.

Al llegar el camión de valores amagaron a los custodios y comenzaron a bajar el dinero, el cual fue subido a la unidad de los hampones, la cual aunque estaba rotulada con la imagen de Aeroméxico, al parecer estaba clonada.

Huyen con 20 millones
Los hampones tomaron parte del dinero y huyeron en la camioneta negra por una zona donde minutos antes los cómplices habrían derribado la malla ciclónica para darse a la fuga rápidamente.

Pocos minutos después la Policía Federal, el Ejército Mexicano, policías municipales, las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado y seguridad del Aeropuerto implementaron un fuerte dispositivo para este robo sin precedentes.

En el lugar también se encontraban agentes de Investigación Criminal de la Fiscalía General del Estado. A pesar del operativo, los vuelos y despegues siguieron realizándose con normalidad.