México.- El salario mínimo en los municipios cercanos a la frontera con Estados Unidos subirá a 176.72 pesos diarios, de acuerdo con un comunicado de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) publicado este lunes.

En tanto el Salario Mínimo General Nacional subirá a 102.68 pesos diarios a partir del primero de enero.

La Coparmex explicó que esta suma se cuadró a partir del actual Salario Mínimo General de 88.36 pesos diarios, además de un incremento nominal en pesos, a través del Monto Independiente de Recuperación (MIR) de 79.94 pesos diarios, y considerando un ajuste porcentual inflacionario del 5 por ciento.

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) determinó crear una nueva Zona Económica Salarial en los municipios ubicados en los 25 kilómetros inmediatos a la frontera norte y algunos colindantes a estos, y se estableció en ellos un SMG Fronterizo.

En el comunicado, la Coparmex criticó que con ello la Conasami abandonó la ruta para uniformar el país en una sola Zona Económica Salarial.

“Es innegable que la cuantía del SMG Fronterizo proviene de la insistencia del Presidente de la República, para duplicar lisa y llanamente en la franja fronteriza norte el Salario Mínimo General vigente hasta hoy, como parte de una estrategia económica regional planteada desde el Gobierno Federal”.

Por lo que, señaló, en la propuesta de la Coparmex deberán realizar los ajustes diferenciados necesarios en el corto plazo para restablecer una sola Zona Económica Salarial.

En cuanto al Salario Mínimo General Nacional (SMG), este será de 102.68 pesos diarios, un aumento de 14.32 pesos o 16.2 por ciento, respecto a los 88.36 pesos actuales.

“El nuevo SMG Nacional permite al trabajador satisfacer sus necesidades básicas alimentarias y no alimentarias en zonas urbanas y rurales, otorgando que cuente con capacidad de consumo esencial”, destaca el documento.

La Coparmex remarcó los objetivos de la nueva cultura salarial: Que el SMG llegue a la Línea de Bienestar Personal; que el SMG alcance la Línea de Bienestar Familiar; que los salarios mínimos en México sean comparables, con los promedios latinoamericanos; y que los SMG recuperen su nivel histórico más remunerativo en 4 décadas.

Para lo que, indicó, se deben materializarse ciertas condiciones indispensables:

1.- Un acuerdo del Congreso del Trabajo y las demás organizaciones sindicales, para desvincular de las negociaciones contractuales bajo el mecanismo de Monto Histórico de Recuperación.

2.- Un mecanismo de aportaciones extraordinarias y temporales del Gobierno de México al IMSS y el Infonavit, para neutralizar el incremento de las aportaciones de seguridad social que derivarían a cargo de las empresas por los ajustes acelerados en los niveles de remuneración.

3.- Compromisos del Poder Legislativo y el Gobierno Federal, para revisar, actualizar y ajustar la tarifa del ISR, de tal manera que las adecuaciones salariales, no signifiquen mayores impuestos a los trabajadores.

4.- Compromisos del Poder Legislativo y el Gobierno Federal, para reestablecer a partir de 2019, la deducibilidad al 100 por ciento de las prestaciones legítimas que entreguen empresas a sus trabajadores, promoviéndose con ello, la ampliación de esas prácticas.

5.- Redefinir el mandato legal y la realidad operacional de la Conasami, transformándola en la Comisión Nacional de Remuneraciones, para que pueda definir y administrar una política amplia de remuneraciones para el país, que vaya mucho más allá de la fijación anual de los salarios mínimos.