El uso del servicio postal cada vez es menor, sin embargo, aún se envían comprobantes de pago de servicios públicos y privados, estados de cuenta bancarios, avisos oficiales y en algunos casos promociones de distintos productos, los cuales contienen la dirección de su domicilio y los números de las cuentas bancarias, por lo que puede ser muy atractivo para los ladrones de identidad.

De acuerdo con algunos estudios internacionales, el método más usado para el robo de identidad, que no tiene que ver con tecnología, es por medio del correo postal. Lo más recomendable es optar por solicitar que tanto los servicios privados como los bancarios, le envíen por correo electrónico sus estados de cuenta y recibos de pago. Muchas de las empresas ya tienen este servicio, lo que disminuye el riesgo de robo o violación a su información personal.

En caso de que tenga que recibir por correo postal la correspondencia, procure triturar los documentos que contengan información que lo identifique. No sólo tire los papeles con información importante a la basura; hay personas que están dispuestas a analizar toda su basura en busca de documentos que puedan tener información importante, como números de tarjetas de crédito, direcciones o su número de cuenta bancaria.

Asegúrese de destruir las ofertas de tarjetas de crédito preaprobadas. No se deshaga de ellas simplemente. Algunos ladrones podrían tomar información de la tarjeta de crédito que le están ofreciendo. Caso similar son aquellos cheques bancarios personalizados, que se cambian en las sucursales bancarias.