México.- Aún con la incertidumbre de cuánto durará su periodo al frente de Baja California, este viernes a las 00:01 horas, tomó posesión Jaime Bonilla Valdez como el gobernador número 15 de la entidad.

Se trata del primer mandatario estatal de BC surgido de un partido de izquierda. Con la gubernatura de Bonilla, Morena suma siete entidades bajo sus siglas y ya gobierna a 34 millones de mexicanos.

Acompañado de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, Jaime Bonilla rindió protesta como nuevo gobernador del estado por un período de cinco años, duración que deberá ser avalada o no por la Suprema Corte.

El diputado presidente del Congreso, Catalino Zavala, fue quien le tomó la protesta al gobernador y precisó que su período concluirá el primero de noviembre de 2024.

Al término de la ceremonia, la secretaria de Gobierno dijo que será la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la que decidirá al extensión del período de gobierno de Bonilla.

En tanto, el nuevo gobernador dijo que no busca perpetuarse en el poder. «Lo que la Suprema Corte decida, lo voy a a acatar», aseguró.

Polémica tras polémica

El camino de Bonilla rumbo a la gubernatura estuvo marcado por las polémicas. Primero, fue porque saltó de cargo en cargo, sin concluir ninguno, para figurar en la boleta electoral y porque es el primer súper delegado del gobierno federal que se convierte en candidato y llega a ser gobernador.

Además de ese origen político, en plena campaña, el PRD sacó a relucir el tema de su doble nacionalidad: la mexicana y la estadounidense, lo que, se dijo, le impedía competir por el gobierno de estado. Sin embargo, la Secretaría de Relaciones Exteriores mostró que en 2012 renunció a la nacionalidad del vecino país.

La siguiente polémica fue la duración de la gubernatura por la que contendió, pues mientras Bonilla asegura que él compitió por un periodo de cinco años, el Instituto Nacional Electoral afirma que su gestión debe durar solo dos años. El asunto aún se discute en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual ha admitido por lo menos cuatro acciones de inconstitucionalidad contra la reforma conocida como Ley Bonilla.

En medio de ese debate, el ahora gobernador hizo pronunciamientos que provocaron a la oposición; en un video lanzó la frase: “Ya supérenlo, ya perdieron”.

¿Quién es el nuevo gobernador?

La trayectoria política de Bonilla Valdez no inició en México, sino en Estados Unidos, país del que también tenía nacionalidad. En el año 2000, Bonilla compitió por el cargo de Director del Distrito de Agua de Otay, en Chula Vista, California, cargo que ocupó hasta 2008.

Para 2012, llegó a la Cámara de Diputados, y en 2018 a la Cámara de Senadores. Tres meses después de tomar protesta, Bonilla Valdez solicitó licencia para separarse del cargo y asumir como el primer delegado de Programas Integrales de Desarrollo del Gobierno de la República.

Inicialmente, Bonilla no consideraba contender por la titularidad del Ejecutivo estatal debido a que, por una reforma electoral, tendría una duración de dos años. Pero, al final, levantó la mano para contender por el cargo, con el objetivo de poner fin a 30 años de gobierno del PAN.

La transición

Según el gobernador, el proceso de transición fue complicado, denuncia que dado que los panistas no estaban acostumbrados a entregar cuentas a su sucesor, tuvo que lidiar con falta de información.

En una visita que realizó en octubre a la ciudad de México, el mismo Bonilla comentó que la administración saliente no le había entregado documentos para saber el estado que guarda la administración, por lo que incluso desconoce el nivel de endeudamiento que tiene Baja California.

“La transición ha sido muy difícil, no han querido entregar las secretarías, estamos en un proceso de adivinar lo que hay en las secretarías financieramente hablando. Hemos detectado un sinnúmero de aviadores, no nos entregan las chequeras, no nos entregan los estados de cuenta y menos compulsadas, no entregan listas de personal, de empleados, no sabemos lo de las paraestatales y ha sido un tortuguismo”.

En entrevista en esa visita a la CDMX, Bonilla destacó a Expansión Política que entendía lo complicado que era para la administración de Francisco Vega de Lamadrid entregar cuentas a su sucesor, porque después de 30 años de gobernar entre correlegionarios, nunca habían hecho un proceso de transición.

Se la pasaban entre ellos mismos, nada más se rotaban. El de secretaría de Finanzas se iba a Economía, el de Economía se iba a Turismo y así se la pasaban, 30 años de panistas. Por eso es la lucha, porque no quieren soltar los panistas el estado que han destrozado”.

Morena ya gobierna el 30% de la población

A nivel estatal, Morena ya es la tercera fuerza política. En cinco años logró ganar los gobiernos de: Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Chiapas, Morelos, Tabasco y Baja California, con lo que ya gobierna a 36,032,798 mexicanos.

El PRI sigue manteniendo el primer lugar con 14 gubernaturas: Oaxaca, Guerrero, Sinaloa, Coahuila, Hidalgo, Sonora, San Luis Potosí, Durango, Zacatecas, Tlaxcala, Nayarit, Campeche, Colima y Estado de México. En estas entidades habitan 45,435,519 de mexicanos.

Por su parte, el PAN gobierna en 10 estados: Guanajuato, Chihuahua, Tamaulipas, Yucatán, Querétaro, Quintana Roo, Aguascalientes, Baja California Sur, Durango y Nayarit, en donde viven 23,449,435 de habitantes.

Mientras que Michoacán, Jalisco y Nuevo León son gobernados, respectivamente, por PRD, MC y un independiente; ahí habitan 17,548, 805 ciudadanos.