Sonora.- A través de redes sociales, Nohemí Hernández denunció que el personal del hospital Magdalena de Kino, ubicado en Sonora, usó un garrafón a modo de incubadora en su nieta recién nacida, luego de que la menor naciera en un vehículo debido a que se le negó la atención a su nuera embarazada.

De acuerdo a lo reportado por la mujer de la tercera edad en redes sociales, Dalia de Valdivia, madre de la bebé, tuvo que dar a luz a su hija dentro de un vehículo debido a que no quisieron darle el servicio en el hospital porque “no había cupo”; luego de que la menor nació, la madre regresó al hospital donde le dijeron que la menor presentaba un cuadro de bronquitis, por lo que la colocarían en una incubadora.

Pero cuando la mujer entró y vio a la bebé, la supuesta incubadora que le pusieron era un garrafón cortado por la mitad que tenía una perforación por la que pasaba un tubo en el que se le daba oxígeno a la recién nacida, además de que había dos camas desocupadas y tendidas en la misma habitación en la que habían ingresado a su nuera.

Este caso se dio a conocer a través de una denuncia publicada en el muro de Facebook de la señora Noemí Hernández de Valdivia, abuela de la bebé, con una carta que se viralizó en cuestión de horas y que fue dirigida al Presidente Andrés Manuel López Obrador; al Secretario de Salud de la entidad, Enrique Clausen Iberri, y a la Gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, quien es originaria del mismo municipio.

Por otra parte, Rebeca Villa Morales, directora general del Hospital General de Magdalena de Kino, señaló que se agotarán todas las instancias para saber cómo sucedieron los hechos y así fincar responsabilidades.