Ginebra (Agencias).- La violencia y las guerras obligaron a 38 millones de personas en el mundo a desplazarse dentro de sus propios países. En México existen un total de 281 mil 400 desplazados internos, debido a la violencia ligada al tráfico de droga; sin embargo, el gobierno «no reconoce oficialmente el desplazamiento interno”, según un informe publicado en Ginebra por el Centro de Vigilancia de Desplazados Internos (IDMC, por sus siglas en inglés).

«La mayor causa de desplazamiento en México y el triángulo norteño centroamericano (Guatemala, El Salvador y Honduras) es la violencia criminal vinculada al tráfico de droga y a las actividades de pandillas urbanas (maras)», asegura el texto. Estos cuatro países y Colombia «tienen 19 de las 50 ciudades con el mayor índice de criminalidad del mundo» según el informe. En México la violencia criminal ha causado el desplazamiento de al menos 9 mil personas en 2014, en 10 estados del país.

«Los traficantes de drogas y otros grupos criminales en México son responsables de miles de muertes y secuestros de civiles, aterrorizando a las poblaciones locales (…)», se añade.

El informe asegura que México «no reconoce oficialmente el desplazamiento interno, y las respuestas dadas son fragmentarias e insuficientes».

En todo el mundo, sólo en el año 2014 hubo 11 millones más de desplazados, lo que significa unas 30 mil personas por día, según el informe publicado el miércoles en Ginebra por el Centro de Vigilancia de Desplazados Internos (IDMC, por sus siglas en inglés) de Noruega.

«Se trata de las peores cifras de desplazamientos forzados en una generación, lo que pone de manifiesto nuestro fracaso absoluto para proteger a civiles inocentes» dijo Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para Refugiados (NRC).

Los desplazados internos son personas que permanecen en sus países, a diferencia de los refugiados, obligados a huir a otros países. Según estadísticas de la ONU, había cerca de 16.7 millones de refugiados en todo el mundo a fines de 2013.

«Este informe debería servir como una tremenda señal de alarma. Debemos romper esta tendencia en la que hombres, mujeres y niños se encuentran atrapados en áreas de conflicto en todo el mundo», añadió Egeland, citado en un comunicado del IDMC.