REGRESA EL GOLPE

El margarito calderonista Ernesto Cordero se aventó al ruedo de la sucesión presidencial con la acusación que hizo en la PGR contra el candidato presidencial del PAN-PRD-MC Ricardo Anaya y evitar la caída de su excompañero del gabinete presidencial calderonista José Antonio Meade.

Es el mismo Cordero que con información como titular de la Secretaria de Hacienda lanzó los ataques del saqueo en Coahuila, el cual solo quedo en golpe mediático, de cuando era gobernador Humberto Moreira.

Golpe mediático efectivo pues el entonces candidato Enrique Peña Nieto ordenó el cese fulminante de Moreira del CEN del PRI.

Ricardo Anaya con su candidatura presidencial abrió un frente de batalla en el PAN y en el PRI, pues a propósito de pactos mucho se mencionó el del PAN-PRI por el 2018 entre Peña y Calderón.

El que quedo hecho añicos si alguna vez existió, cuando Anaya se adueño del PAN y al más puro estilo de Roberto Madrazo -en 2006-, Enrique Peña -en 2012- o AMLO -en 2006, 2012 y 2018- se quedaron también con la candidatura presidencial.

La renuncia de Margarita Zavala al PAN la llevo a buscar la candidatura presidencial independiente la logró, se acobardo y renunció, entonces fue muy buscada por Ricardo Anaya y José Antonio Meade para una suma de facto.

Finalmente, el vocero de Margarita dijo que votaría por Meade, síntoma claro que la esposa de Felipe Calderón estaría con el candidato presidencial del PRI.

Y aunque ella dejó en libertad de votar por quien quisieran sus seguidores y quienes le dieron el aval de sus firmas para su candidatura presidencial.

El ex empleado de su esposo, Ernesto Cordero finalmente aprovechó el video de la semana pasada donde vuelven a la carga contra Anaya y su riqueza patrimonial para invertir en la campaña presidencial.

Y con ello el ofendido calderonismo que veían en Margarita su regreso al poder presidencial regresaron el golpe a Anaya un día antes del debate donde se define el segundo lugar presidencial y la competencia real para el día de la elección contra el puntero de todas las encuestas.

Y ya ensayaron en Yucatán el golpeteo abierto con acusaciones cruzadas entre Anaya y Meade, de ladrones y corruptos no se bajan.

Créanlo el Peje pondrá todo su esfuerzo para que se tomen un Amlodopino para ver si les baja la presión verbal, de El Bronco ninguno de los tres se preocupa, ya saben que es un potro desbocado.

LA NOMENCLATURA

NOCAUT

Este será el mejor debate de los tres. Sin duda van por nocaut Ricardo Anaya y José Antonio Meade.

Nomás no debe olvidar Meade que para hacerle al chingón como dicen que decía un político fronterizo tamaulipeco, que, “en política para ser chingón hay que demostrarlo todos los días, para ser pendejo con un error basta”.

El Cerillo Anaya ya demostró que es todo un incendiario del verbo político su pelea al interior del PAN, la alianza que pactó con el PRD y MC a quienes también impuso su candidatura presidencial.

Y la pelea directa contra el Peje que en el segundo debate lo bautizó como “Canayín” y su nueva arremetida contra el Presidente, ya en lo último de las campañas presidenciales.

Lo siguen manteniendo en el segundo lugar de las encuestas en la intención del voto y ese es el que pelea Meade.

Si no sale del tercer lugar en las encuestas después del tercer debate.

A los panistas que seguían a Margarita, solo les quedará Anaya para votar o no ir a las urnas.

Y no hay que descartar también que siga el robo de bases de panistas contra priístas y morenistas, de morenistas contra panistas y priístas, al menos en Tamaulipas se sigue viendo eso.

VOTO ÚTIL DEL PRI

Los priístas nos recuerdan la campaña por la candidatura a gobernador del PRI de Tamaulipas.

Nomás no se definían, nomás ninguno se bajaba, ni ninguno nunca declinó, hasta que llegó el jalón de orejas y palomearon al hoy titular de Sagarpa.

Y las bases tricolores en cada uno de los 43 municipios, nomás se ponían la camiseta de cada aspirante a la candidatura, no se fueran a equivocar, cuando supieron tiraron todas las demás.

Ahora la duda es en cuantos municipios, esas bases priístas, ya portan la camiseta azul o morenista, ya ven a Meade perdido en Tamaulipas.

Y cuantos de los casi 500 mil votos que sacó Baltazar se van por la fórmula de senadores que encabeza la intención del voto en Tamaulipas Ismael García Cabeza de Vaca por el PAN-PRD-MC o con Américo Villarreal Anaya de la alianza Morena-PES-PT, o cuantos votos tricolores retiene Yahleel Abdala Carmona del PRI.

Porque todos los que voten por la fórmula de senadores que encabezan Oscar Martín Ramos Salinas del PANAL y Patricio King López del PVEM, queda claro serán menos votos para Yahleel que igual mantendría el tercer lugar.

jorhihem@prodigy.net.mx