La Sociedad Global para el Manejo Efectivo de la Diabetes brinda estas recomendaciones que ayudan a reducir el riesgo de las complicaciones relacionadas con la diabetes.

1. Controlar los niveles de glucemia (azúcar en la sangre).

2. Cada tres meses, realizar estudios para verificar índices de glucosa.

3. Llevar un tratamiento enérgico de hiperglucemia, dislipidemia (grasas en la sangre) e hipertensión, para obtener un mejor resultado clínico.

4. Canalizar a los pacientes a unidades especializadas.

5. Atender los trastornos asociados, incluyendo el tratamiento de la resistencia a la insulina.

6. Lograr valores menores a HbA1c (índice de hemoglobina glicosilada), 6.5% en los 6 meses posteriores al diagnóstico.

7. Si no se alcanzó el objetivo después de 3 meses, considerar la posibilidad de establecer una terapia combinada (sumando otros recursos).

8. Si los pacientes tienen más de 9% en el momento de diagnóstico, iniciar el tratamiento combinado.

9. Utilizar combinaciones de antidiabéticos orales que tengan los mecanismos de acción complementarios.

10. Considerar y aplicar una estrategia multidisciplinaria e interdisciplinaria para el tratamiento y lograr que los pacientes controlen la glucosa por sí mismos.